El evento deportivo femenino más importante de España, en colaboración con el Círculo de Mujeres de Mallorca, ha organizado la primera edición del Foro Deporte en Femenino de Mallorca que ha contado con la participación de grandes figuras relacionadas con el deporte, la sociedad y la salud como Cata Coll, Laura Quetglas o Gemma Bes.

 El deporte femenino interesa. Y mucho. Muestra de ello son los recientes récords mundiales de asistencia a estadios para presenciar partidos de fútbol femenino. Más de 60.000 personas se dieron cita el pasado mes de marzo en el campo del Atlético de Madrid para ver un Atlético-Barça.

Podemos decir que 2019 ha sido el año de la explosión mediática del deporte femenino. No obstante, todavía no ha conseguido romper la barrera de la visibilidad mediática. Una barrera que parece reservada solo para el deporte masculino y para alguna que otra gran hazaña femenina.

El Mallorca Open, que en menos de un mes celebrará su cuarta edición en el Club de Campo Santa Posa, quiere romper con esta barrera. Por eso, Incluido en los actos previos a su celebración, el torneo organizó ayer el primer Foro de Deporte en Femenino de Mallorca, un evento que sin duda ha llegado a la isla para quedarse, y que nace con el objetivo de visibilizar una realidad que ya no le es ajena a nadie.

El Foro giró en torno a mesas redondas donde las temáticas eran distintas, pero siempre con el deporte en el centro del debate. El primer coloquio, moderado por el Director Ejecutivo del torneo, Félix Torralba, analizó la relación existente entre el deporte femenino y el rol que tiene en la sociedad actual. Importantes figuras de los medios de comunicación, el deporte y la sociedad de la isla coincidieron en la concepción del deporte como una vía de inclusión social y de lucha contra la desigualdad.

La periodista Emma Calsina, uno de los rostros más visibles del periodismo deportivo en Baleares, explicaba la importancia de generar referentes femeninos que visibilicen y pongan en valor el relevante papel que desarrollan las mujeres en todos estos ámbitos del deporte. Además de por Calsina, esta primera mesa estuvo compuesta por María Bibiloni, presidenta de la federación autonómica de gimnasia y una de las dos únicas mujeres que dirigen una federación en Baleares, Fernanda Ruffini del Mallorca Hockey Club, Alba Gavaliugov, una de las dos únicas presidentas del Host Team of Harvard WorlMun en sus casi treinta años de historia y Gema del Valle, vicepresidenta de una federación tradicionalmente unida al deporte masculino como es el motociclismo.

El segundo coloquio era el que más expectación había despertado debido a los nombres de sus protagonistas. Con el tema “Deporte de competición y Patrocinio”, a esta mesa se unieron grandes deportistas de pasado, presente, pero sobre todo futuro. La reciente campeona mundial sub-17 en fútbol, la mallorquina Cata Coll, levantó en varias ocasiones los aplausos del público con sus intervenciones en las que reivindicó el papel protagonista de la mujer en el deporte de alta competición y la necesidad de equiparar a ambos sexos en todos los niveles dentro del deporte: mediático, económico y social.

Junto a Coll estaban también grandes deportistas baleares como Pili Espadas, compañera de Coll y capitana del Collerense, Laura Quetglas, campeona de Europa de Paddel Surf, o la atleta paralímpica Esther Morales que no solo reclamó visibilidad para la mujer, sino la importante tarea de todos, incluidas las presentes, de consumir, demandar y poner en valor el deporte femenino de élite. Esta mesa de auténtico lujo la completaron la doble campeona en los campeonatos Panamericanos con tan solo 23 años, la panameña Carolena Carstens y Blanca Gil, integrante de la selección española de waterpolo.

Para la última mesa sobre “Deporte y Salud”, sin duda fueron dos las mujeres que lograron acaparar la atención con sus intervenciones. Por un lado, la nutricionista de Rafa Nadal, Gemma Bes y, por otro, la entrenadora personal e influencer María Rossich. Interactuaron con el público congregado en el interior del Hard Rock Café de Mallorca y se llevaron los mayores aplausos. Ambas reivindicaron la importancia de adaptar la actividad física, la preparación, la prevención y la nutrición a las circunstancias de cada mujer, destacando que esto no supone en ningún caso una debilidad sino una oportunidad de crecimiento. La mesa la completaron Carmen Alba de mutualidad deportiva mujer, José González del grupo Galilea y el psicólogo y entrenador deportivo Fede Leguizamo.

También hubo tiempo para la parte solidaria con la presentación por parte de BAMBA del proyecto que están desarrollando en Kenia. Lidya Hofmann contó a los asistentes al evento como esta ONG busca aportar oportunidades académicas y laborales de futuro para las mujeres de la región a través de su emancipación. Además, con la reciente construcción de una pista de tenis multidisciplinar, persiguen que estas mujeres se desarrollen en torno a unos valores tan positivos como los vinculados al deporte.

Por último, Manu Fraga, director deportivo del Club Náutico de Palma, presentó la gran novedad de la 38ª edición de la Copa del Rey de vela y que no es otra que la creación de la Women’s Class con el objetivo de reforzar la participación de las mujeres en el deporte de la vela.

El broche lo pusieron las conductoras de la gala, Marilena Estarellas, presidenta del Círculo de Mujeres de Mallorca y directora del programa de televisión Universo femenino y la actriz de doblaje Cristina Vittoria, que pusieron de nuevo el acento en los avances que se están haciendo para visibilizar el deporte femenino, no sin remarcar que aun queda mucho camino que recorrer para poder lograr una igualdad efectiva entre ambos sexos en el mundo del deporte.