Casi un año después, Rafa Nadal volvió a pisar la hierba en las pistas del Mallorca Open para preparar Wimbledon, que comenzará el próximo 2 de julio en Londres. El español, número dos del mundo, se entrenó este lunes por primera vez en las instalaciones del torneo en Santa Ponsa acompañado por Carlos Moyà, uno de sus entrenadores, y de Rafael Maymó, su fisioterapeuta.

En la pista número cinco del Mallorca Open, y bajo la atenta mirada de una multitud de aficionados, con la presencia de muchos niños, Nadal empezó a realizar su adaptación a la hierba apenas una semana después de levantar su histórico undécimo Roland Garros en París, que logró al vencer en la final a Dominic Thiem.

El mallorquín, que en 2017 ya realizó su preparación en las pistas de hierba del torneo femenino que se celebra en Santa Ponça, tiene previsto practicar durante la semana siguiente entera, por lo que todos los espectadores que acudan al Mallorca Open con su entrada para seguir el desarrollo de la competición podrán ver también los entrenamientos del campeón de 17 torneos del Grand Slam.

En los próximos días, Nadal seguirá realizando los ajustes necesarios para completar su adaptación a la superficie, pensando en realizar un buen papel en Wimbledon, donde se proclamó campeón en 2008 y 2010.