Por segundo año consecutivo, Carla Suárez estará en el Mallorca Open y lo hace como una de las grandes atracciones de la tercera edición del evento disputado en la hierba de Calvià.

Carla sabe que este año el Mallorca Open está ante su mejor edición hasta la fecha. “Siempre está caro, pero este año tenemos un cartel de lujo. Hay muchas jugadoras que han ganado torneos de Grand Slam, que han llegado al número uno… De cara al espectador, eso será muy interesante”.

La española se mostró muy satisfecha sobre su transición de la tierra batida a la hierba. “Es ir cogiendo rodaje”, explicó. “Al final, la gira sobre hierba es muy cortita. Es el primer torneo, la primera semana, y siempre es diferente. Los apoyos, el bote de la bola… Pero estoy muy contenta de poder estar en Mallorca, en España, en casa. Jugar un torneo en estas condiciones apetece mucho”.

Acompañada por su equipo en las isla, Carla viene con ganas de hacer un buen papel y seguir sumando experiencias. “El tenis femenino cada día está más igualado y cada día es más difícil hacer un buen resultado. Cada semana tenemos una nueva oportunidad, el trabajo está ahí y tengo muchas ganas de empezar”.

Como en casa, en ningún sitio. Eso lo sabe bien la jugadora canaria, que es la gran embajadora del tenis español en el Mallorca Open.
“Es un lujo estar aquí y tener un torneo sobre hierba en España. Además, podemos entrenar la semana de antes. Este tiempo es una maravilla para jugar. Estar en Mallorca es muy especial para nosotras, y lo afrontamos con muchísima ilusión. Ojalá pueda hacer un buen torneo”.