Todavía faltan varias semanas, pero todo está más que preparado para que la tercera edición del Mallorca Open se convierta en la mejor de toda la historia. ¿Quieres cinco motivos para no perderte el torneo de tenis WTA que se juega en la isla?

1. Sobre hierba

El torneo se celebró por primera vez en 2016 en las pistas del Country Club Santa Ponsa y destaca por ser un evento único en España porque es el único que se juega sobre hierba, una superficie muy especial. En Mallorca, esa hierba cuenta con la supervisión de Wimbledon, posiblemente el torneo de tenis más prestigioso y reconocido del mundo. Por eso, el torneo debe cumplir los estándares de calidad de Wimbledon, que supervisa el desarrollo y cuidado de las pistas.

2. Juega Kerber 

Angelique Kerber, ex número uno mundial y campeona de dos torneos del Grand Slam, es el principal atractivo del cartel de 2018. La alemana ha confirmado su participación en el torneo, convirtiéndose así en la referente del cuadro. “Tengo muchas ganas de jugar el Mallorca Open 2018”, dijo Kerber. “Me encanta la isla y las preciosas pistas de hierba en Santa Ponsa, donde pude prepararme para Wimbledon el año pasado. Tengo muchas ganas de jugar aquí en 2018 y espero ver a muchos aficionados en las gradas”.

3. La influencia Nadal

Desde 2017, Toni Nadal es el director del Mallorca Open, después de participar en la primera edición como asesor y colaborador en la primera edición. Además, el propio Rafael Nadal utilizó las pistas del torneo el año pasado para entrenarse durante una semana con el objetivo de preparar su asalto a Wimbledon, provocando las delicias de los aficionados que se acercaron a diario a seguir sus entrenamientos.

4. Tenis para todos

La próxima edición llega marcada por el esfuerzo de la organización para proporcionar el tenis femenino de élite en toda la isla. Para ello, el Mallorca Open cuenta con entradas que pueden adquirirse desde los 18 euros. Al margen, durante las próximas semanas se realizarán diferentes promociones para abaratar el coste de los tickets.

5. No es solo un torneo de tenis

El Mallorca Open no es solo una competición deportiva. Otra de las grandes metas de los organizadores es convertir el torneo en un evento más social, haciendo que cada día sea una fiesta con distintos actos programados para acercar a público de todas las edades a las instalaciones del torneo.