No hay mejor escenario. El Mallorca Open tendrá su segunda edición en Santa Ponsa y lo hará con la mejor de las garantías. Si la edición inaugural demostró que el marco incomparable de las Islas Baleares era un perfecto compañero de aventuras de la hierba de Wimbledon, esta segunda parte será la confirmación. Por ello, la ex número uno del mundo y ganadora de dos Grand Slam, Victoria Azarenka, ha escogido las instalaciones del Mallorca Open para regresar a las pistas tras ser madre de su hijo Leo.

La bielorrusa será uno de los grandes atractivos de esta edición, que de nuevo se disputará en una de las alfombras verdes más perfectas del circuito. Y es que las pistas del Mallorca Open están probadas, testadas y supervisadas por el All England Lawn Tennis Club de Wimbledon. No se escapa un solo detalle, pues las jugadoras escogen este torneo precisamente porque la superficie se asemeja a la perfección al Grand Slam sobre césped.

Es por ello que dos ex finalistas de Wimbledon estarán también en esta segunda edición, repitiendo tras vivir una experiencia única en 2016. Es el caso de Eugenie Bouchard y Sabine Lisicki, quienes además compitieron juntas en la categoría de dobles la pasada campaña y este año regresan con ganas de más sol en Mallorca y mejor tenis en la pista central. Bouchard, finalista en 2014 y Lisicki, finalista en 2013, son dos de las candidatas al triunfo en Santa Ponsa.

Lisicki no será la única alemana. Junto a ella también estarán Julia Goerges, Annika Beck o Mona Barthel, todas con ganas de aprovechar el gran número de aficionados del país germano que visitan el Mallorca Open.

Carla Suárez y Lara Arruabarrena encabezarán las esperanzas locales, siendo las dos españolas ya clasificadas para el cuadro final de manera directa. La grancanaria, jugadora de mucha mano, talento y capacidad multidisciplinar en todas la superficies, tratará de recuperar sensaciones tras un arranque de año complicado debido a las lesiones.

En el caso de Arruabarrena, una de las revelaciones de este 2017, el objetivo será seguir manteniendo la línea ascendente que la vasca tiene desde que se unió a su nuevo entrenador, el también vasco Alejo Mancisidor.

Anastasia Pavlyuchenkova será la primera favorita en esta edición. La rusa, una de las jugadoras más consistentes en los últimos dos años, ha sido capaz de firmar cuartos de final en todos los Grand Slam y tiene cinco títulos WTA en sus vitrinas.

Tampoco faltarán a la cita nuestra primera campeona y finalista. Caroline Garcia defenderá su corona con la confianza de quien ya sabe el camino hasta la victoria. Por su parte, Anastasija Sevastova, que tuvo en Mallorca el torneo perfecto que le sirvió de trampolín para asentarse entre las mejores del circuito, buscará continuar con un 2017 dulce.

Atención a nuevas promesas con un brillante futuro por delante, como es el caso de la croata Ana Konjuh. A sus 19 años, una de las benjaminas del cuadro tratará de traducir sus éxitos en el circuito junior a la hierba de Mallorca. Konjuh, además, es una de las jugadoras que llega con un currículum que demuestra que es firme candidata a revelación del torneo: ya posee un título sobre hierba, en Nottingham 2015, cuando se convirtió en la campeona más joven en el circuito WTA desde 2006.

¿Algo más? Sí, desde el lunes Rafael Nadal se entrenará en las pistas del torneo para preparar su asalto a Wimbledon y los aficionados tendrán la oportunidad de ver al campeón de 15 grandes prepararse sobre la hierba de Santa Ponsa mientras las mejores jugadoras del mundo pelean por el título de campeona.