A falta de tres días para que arranque la competición, el Mallorca Open levantó el telón de su segunda edición el jueves por la mañana en el Hotel Zafiro Rey Don Jaime. Con la presencia de Carla Suárez y Eugenie Bouchard, así como de Antoni Homar (CEO de Zafiro Hoteles), la organización del torneo presentó las últimas novedades de una cita que llega con el objetivo de seguir ofreciendo el mejor tenis del mundo en la isla.

Así, el Mallorca Open anunció una invitación para Sara Sorribes, que podrá disputar el cuadro final automáticamente, confirmó que Martina Hingis estará en el cuadro de dobles junto a Yung-Jan Chan, y recordó que desde el próximo lunes los aficionados que acudan al torneo podrán ver a Rafael Nadal entrenándose sobre la hierba de Santa Ponsa para preparar su asalto a Wimbledon.

“El hecho de tener un torneo en España es muy positivo”, valoró Carla Suárez. “Poder jugar en Mallorca es especial. El tiempo ayuda mucho. He podido entrenar estos días en las pistas y la hierba está muy bien”, celebró la canaria. “Se agradece saber que la lluvia no va a ser un impedimento. Estoy con muchas ganas, con mucha ilusión. Llevábamos mucho tiempo pidiendo un torneo en casa”, cerró la número 23 mundial.

“Me encanta la isla, repito porque me gusta mucho poder entrenar y jugar con sol. Es algo que no se puede tener en Inglaterra”, dijo Eugenie Bouchard, que también estuvo presente en la edición inaugural del año pasado. “Ahora mismo no quiero marcarme objetivos. Prefiero ir día a día”, se despidió la canadiense, finalista de Wimbledon en 2014.

“Estamos muy orgullosos de formar parte del elenco de colaboradores del Mallorca Open”, reconoció Antoni Homar, CEO de Zafiro Hoteles, patrocinador del torneo. “Para nosotros es un evento deportivo óptimo por su categoría. Estamos muy contentos de que este torneo se celebre por segundo año consecutivo”.